¡Indígnate conmigo!

Tengo motivos para indignarme desde que me levanto hasta que me acuesto… Me indigno al oír las noticias que me cuentan los beneficios que han obtenido los bancos, las grandes compañías energéticas y los valores en bolsa, a costa del empobrecimiento de mi vida y la de mis conciudadanos… Me indigno por el comportamiento carroñero…